El Gobierno: Un Actor Importante en la Lucha Contra el Cambio Climático

Jan 23, 2022 - hace 5 meses

Retomando el tema que abrimos en la última entrada del blog, nos ocuparemos de hablar en aquí sobre el papel fundamental que juega (o podría jugar) el Gobierno en la lucha contra el cambio climático. En específico a través de tres herramientas principales:

La regulación

El gobierno tiene aquí un arma muy fuerte para generar cambios reales y concretos, puesto que a diferencia de las dos herramientas anteriores aquí no se busca persuadir, por el contrario, se busca castigar a los infractores. El gobierno puede legislar, por ejemplo, para evitar la construcción de nuevas termoeléctricas en todo el territorio nacional, la protección de los bosques, la prohibición del fracking, etc. Este poder, que puede parecer la solución inmediata a nuestro problema, se verá frecuentemente persuadido por la influencia de diferentes intereses en que las cosas se mantengan como están.

En algunos casos, sea por convicción o por imagen, se han creado leyes y regulaciones para favorecer al planeta, sin embargo, estas tienen que ir acompañadas de planes de acción claros, de organismos preparados y competentes que las hagan cumplir. En Brasil, por ejemplo, existen leyes federales contra la deforestación, las quemas de bosques, la contaminación del ambiente, incluso se les denomina crímenes contra la naturaleza (naturaleza como objeto de derechos), sin embargo, todos los años vemos las mismas noticias sobre cuantos campos de futbol por minuto se pierden de la selva amazónica brasilera. Esto es solo un ejemplo de como la regulación por sí sola es incapaz de lograr resultados y que depende de la voluntad del gobernante de turno y la presión que la sociedad ejerza sobre él, que los infractores sean realmente castigados.

Las compras estatales

Si los gobiernos gastaran correctamente el dinero que los ciudadanos les han encargado para administrar, quizás viviríamos en un mundo mucho mejor. La realidad es que las compras estatales también están permeadas por diferentes intereses, los cuáles no siempre son los mismos que tienen como prioridad luchar contra el cambio climático. Dependiendo el país, las compras estatales abarcan diferentes sectores de la economía, como la electricidad o el transporte, pero nuestro objetivo siempre debe ser que los gobernantes gasten el dinero de nuestros impuestos en productos y servicios ambientalmente responsables.

La inversión en investigación y desarrollo

En la mayoría de los países latinoamericanos este tipo de inversión gubernamental es mínima, siendo que la mayor parte es realizada por la empresa privada. Sin embargo, impuestos como el del carbono muy bien podrían ser invertidos en aquí, pues todos los problemas que enfrentamos frente al cambio climático pueden resolverse a través de la creatividad y el ingenio humano. Los gobiernos deberían poder atraer capital humano de altísima calidad para que se preocupe por encontrar maneras innovadoras de encontrar soluciones a la crisis, de generar nuevos materiales, nuevas energías, nuevos procesos. En nuestra muy personal opinión, nos parece que es nuestra obligación moral presionar y escoger a aquellos que prefieren invertir en investigación y desarrollo, por encima de la compra de armamento y defensa.

Como pudimos ver aquí el poder del estado es gigantesco y los cambios reales están en las manos del gobierno. Nuestro poder está es saber elegir y presionar a quién ocupe los puestos que van a definir el futuro del planeta.

Autor: Equipo Mi Huella de Carbono

Suscríbete a nuestro blog para continuar recibiendo información relevante aquí